Encarte salud al día - Twitter
Encarte salud al día - Facebook
Encarte salud al día - YouTube
Encarte salud al día - Instagram
Encarte salud al día - Foursquare
Encarte salud al día - Pinterest
Principal / Crónicas
El abrazo del padre conecta muchas memorias
Por Edda Armas / @EddaArmas

Estación con Ella

Celebrar al padre cuando se le tiene o se le ha tenido, es celebrar ese abrazo colmado con la fuerza del sol que nos da confianza. “Mi papá siempre pensó, y yo le creo y lo imito, que mimar a los hijos es el mejor sistema educativo”, leemos en la novela El olvido que seremos del escritor Héctor Abad Faciolince.

En el mismo libro cuenta que después de la muerte de su padre, quien era médico, encontró en su cuaderno de apuntes –Manual de tolerancia esta frase: “Si quieres que tu hijo sea bueno, hazlo feliz; si quieres que sea mejor, hazlo más feliz”. Añade, en su recuerdo: “Yo no le tenía miedo a mi papá, sino confianza; él no era déspota, sino tolerante conmigo; no me hacía sentir débil sino fuerte; no me creía tonto, sino brillante. (…) Si por algo lo puedo criticar es por haberme manifestado y demostrado un amor excesivo, aunque no sé si existe el exceso en el amor”.

Padre, madre, hijos y abuelos, arman la constelación familiar con una dinámica de patrones de conducta que marcan lo afectivo, la inclinación a una profesión, los esquemas de relación y comunicación entre familiares pero también con los otros. En nuestra experiencia –de ser padres– repetimos fórmulas con esas dinámicas o las modificamos, cuando conscientes somos del proceso, y queremos mayor bienestar personal y familiar. Nos hacemos con lo que tenemos pero también con aquello que nos falta. Todo niño necesita tanto al padre como a la madre para un sano crecimiento. Y hoy se sabe mejor que ayer el rol primordial que juega el que la paternidad sea ejercida de forma activa, sensible y comprometida en mejora de la salud psicológica y física del niño.

El padre, presente o ausente, nos marca para el resto de la vida. Son muchas personas las que se quejan de su padre; en literatura, es un clásico la Carta al padre de Franz Kafka, con sus reclamos agudos a lo largo de las páginas de tan doloroso relato. Pero quisimos, más bien, compartir con ustedes testimonios de personas donde la figura del padre se erige como benefactora de modelos de civilidad en la construcción de la propia vida.

el-abrazo-del-padre-conecta-muchas-memorias-03Dolores Ávalos Gutiérrez, socióloga y antropóloga mexicana-venezolana, profesora e investigadora jubilada de la Universidad Central de Venezuela, quien disfrutó una infancia de juegos con cinco hermanos varones, evoca el recuerdo de su padre fallecido Ignacio Ávalos Vez con estas palabras: “Mi papá ejercía la profesión de fabricante de persianas, era un ser lleno de alegría por vivir. Del garaje de la casa hizo un taller –adaptado a las faenas de un carpintero soñador y creativo– y en este lugar maravilloso, cual Geppetto que creó a Pinocho, él construía relojes inspirado en Don Quijote, un barco a semejanza del May Flower, diseñaba muebles, lámparas, bibliotecas, todo por el placer de crear. Y así, la decoración de la casa era excepcional. El mayor aporte de mi familia es ser una familia unida y trabajadora; de nada valen las palabras sin el buen ejemplo”.

Al preguntarle sobre su amor por la literatura y su inclinación a escribir, cuenta: “siendo niña, siempre disfruté lo que escribía mi papá y nos lo leía, ponía tal convicción, daba belleza a sus palabras, transmitía tanto que eso me gustaba mucho. Recuerdo que un día me escribió para el colegio un poema sobre la flor y en ese poema, por primera vez supe de la palabra etéreo. Tenía unos 12 años y quería ser etérea como una flor”.

 

el-abrazo-del-padre-conecta-muchas-memorias-04Las hermanas Beatriz y Benecia Peñin, hijas del maestro y músico español-venezolano José Peñín, miembro fundador del orfeón universitario, hacen su relato repasando lo imponente de la amorosa relación con el ejemplar padre que tuvieron. Al rememorarlo expresa Benecia: “Nuestro padre fue un ser humano en la amplitud del término. Amante de las cosas sencillas de la vida, la naturaleza, los niños y sobre todo de la familia. Su mayor legado fue inculcarnos valores de igualdad, educación y justicia, porque en sus palabras esa era la verdadera herencia que nos podía dejar”.

Todo lo dicho, lo subscribe Beatriz, agregando que el mayor legado que marcó su vida reciente fue su disciplina y ganas de “meterle el pecho a la vida y los problemas”, tomando ejemplo de él a la hora de enfrentar un diagnóstico de cáncer. Lo dice así: “Papá murió de cáncer hace cuatro años. Recuerdo que tomó su proceso de quimioterapia con completa entereza y disciplina. Nunca dejó de hacer lo que debía hacer. Comía, aunque no quisiera, caminaba, porque era lo que debía hacer y además jamás se quejó de la situación por la que estaba pasando”.

El ejemplo de su padre, le dio a Beatriz, la fortaleza en su propio padecimiento de la enfermedad: “Soy sobreviviente de cáncer de ovario hace un año ya. Cuando me tocó afrontar mi propia realidad, sentí que debía repetir las cosas positivas que había hecho él durante su proceso. Copié su disciplina y, junto con mi hermana (mi compañera y motivadora incansable), afrontamos la situación con la actitud que papá había asumido. Sin querer, nos mostró el camino y marcó el ejemplo desde su propia convicción de vida y, sin proponérselo, ayudarme a salvar la mía”. Benecia, siendo licenciada en Artes, al igual que su padre cree que “a través de la enseñanza del arte podemos cambiar en sociedad”, liderando hoy la Escuela Hemisferio Musical que su padre creó y a la que dedicó su vida profesional, materializando su idea de “hacer” por el país.

ZOOM

Uno quiere evocarlo ahora como entonces, hecho de luz de oro, hecho de luz de candelas del cielo, impertérrito, erguido, recio y firme entre la lluvia y la noche y aquella violencia. A un padre así no lo iba a derribar nunca ninguna otra oscuridad ni ningún acecho que le reservara el tiempo.

Alfredo Armas Alfonzo (Venezuela 1921-1990) del libro Angelaciones

55
Navega a través de las portadas para consultar las ediciones anteriores del encarte o haz click aquí
Anterior
Siguiente