Encarte salud al día - Twitter
Encarte salud al día - Facebook
Encarte salud al día - YouTube
Encarte salud al día - Instagram
Encarte salud al día - Foursquare
Encarte salud al día - Pinterest
Principal / Personajes
La primera mujer que en Venezuela estudió Medicina: Sara Bendahan
Reseña de su biografía establecida por la doctora Sonia Hecker Por Edda Armas

sara-bendahan-05En Medicina, darle un vistazo de vez en cuando a la historia, a los orígenes de algo, resulta siempre interesante y ayuda a comprender el proceso de la sociedad que somos. Las carreras universitarias, lejos de ser posibles objetos de estudio para ambos géneros, las que inicialmente se ofrecían –la Teología, la Medicina, la Filosofía y el Derecho– eran una gran opción de estudio para los hombres y casi ninguna para las mujeres. Para la mujer se reservaban roles y oficios como los de esposa, madre, ama de casa y costurera, en el mejor de los casos. Esta realidad, bien nos enmarca el motivador tema que hoy abordamos en nuestra columna en Salud al día, con motivo del Día de las Naciones Unidas para los Derechos de la mujer, también conocido como el Día internacional de la Mujer, celebrado anualmente el día ocho de cada marzo,  con el que se reconoce el mérito al importantísimo papel que “ellas” han venido realizando en todos los ámbitos del hacer social, muchas incluso desde el silencio.

Hoy día, en cada especialidad, la Medicina ofrece nombres profesionales, sin importar  que éste sea hombre o mujer, pues lo que se valora es, además de méritos y trayectoria reconocida, quién te lo recomienda y las historias de sus aciertos en los casos referidos. Y esta igualación de géneros se produjo en Venezuela, el histórico mes de septiembre de 1924, cuando la primera mujer venezolana, Sara Bendahan, se atrevió a dar el paso de cursar estudios de Medicina y formalizó su inscripción en la Universidad Central de Venezuela, cuando la población caraqueña era de poco más de 135.000 habitantes y todo el país apenas superaba los 3 millones, en tiempos de Juan Vicente Gómez.

La historia de esta valiente pionera nacida en Guatire en febrero de 1906, de padres inmigrantes que vinieron del norte de África, se reveló con precisión hace apenas unos pocos años, gracias a la investigación cabal realizada por la también doctora Sonia Hecker. Esta egresada como médico-cirujano de la Universidad Central de Venezuela ha combinado el ejercicio de la docencia y la investigación científica con el de escritora de cuentos -con dos libros publicados-, además de artículos de opinión y ensayos científicos. Con el título Por una puerta estrecha: Sara Bendahan, publicado en 2005 como parte de la “Colección Periodismo y Memoria” por la Fundación Polar, dio a conocer la doctora Hecker la interesante biografía que logró presentar al hilar todas las piezas encontradas, para aclarar el misterio que en torno a Sara se había tejido, y que hacía de ella más una leyenda llena de interrogantes e imprecisiones que un hito histórico en las ciencias médicas venezolanas.

sara-bendahan-06En Sonia Hecker operó el buen y atinado olfato del investigador científico sumado al del relator de historias, y sólo ella sabe las peripecias que libró en su deseo de recuperar para la historia no sólo la biografía (establecida con fechas, documentos e imágenes fotográficas que la respaldan) de la primera mujer que en Venezuela se inscribió y culminó los seis años completos de Medicina, sino el discurso pronunciado por Sara Rosa M. Bendahan durante el acto en que se le confirió el título de Doctora en Ciencias Médicas en la Universidad Central de Venezuela, el 31 de Julio de 1939, como oradora de orden nombrada por los colegas de su graduación,  en un tiempo más civilista pues ya había muerto Juan Vicente Gómez y Eleazar López Contreras figuraba en la presidencia del país.

En ese discurso con el que cierra Sara Bendahan el largo sueño de verse graduada de médico en la Venezuela de finales de los años 30 -9 años después de finalizar los estudios de pregrado y tras vencer una larga cadena de problemas personales e incluso una penosa dolencia de salud que en varias ocasiones le interrumpió la culminación de su tesis doctoral- ella se plantea: “¿Qué más se necesita para no sonreír alegremente ni siquiera ante este triunfo? No que el orgullo se apodere de mi espíritu, ¡oh, no!, y lo considere como triunfo científico, mas sí como triunfo extraordinario sobre el medio, los prejuicios, la envidia, las circunstancias que me han rodeado, mi mal estado de salud y por ende la muerte, el tiempo que ha pasado desde la terminación de mis estudios, etc., etc. (…) Los tiempos han cambiado con suma rapidez. Se familiarizó el varón con la presencia de Eva en las aulas y hoy en todas las facultades cursan estudios numerosas estudiantes mujeres, alegrándonos anticipar que en el año próximo finalizarán sus estudios médicos dos inteligentes compatriotas nuestras”.

A la memoria de la doctora Virginia Pereira Álvarez, primera mujer que intentó los estudios médicos en Venezuela, pero que finalmente los realizó en los Estados Unidos; de Lya Imberg quien fuera la primera mujer que siendo extranjera se graduara de médico en Venezuela; y de Elizabeth Garret Anderson, primera mujer que en el mundo abrazó las Ciencias Médicas, señalando así una nueva era a las de su sexoSara Bendahan (en notas de su discurso).

55
Navega a través de las portadas para consultar las ediciones anteriores del encarte o haz click aquí
Anterior
Siguiente